728x90 AdSpace

  • Actualidad

    viernes, 23 de diciembre de 2016

    Jesús de Nazaret sanaba también desde la distancia

    “Y había allí un noble cuyo hijo yacía enfermo en Cafarnaúm. Cuando oyó que Jesús hacía llegado a Galilea fue a Él y le rogó que bajase y curase a su hijo, pues yacía a punto de morir. Y Jesús le dijo: “si no vierais señales y milagros no creeríais. El noble Le dijo: “Señor, baja antes de que mi hijo muera”. Jesús le dijo: “Ve, tu hijo vive”. Y el hombre creyó en la palabra que Jesús le dijo y se puso en camino. Y mientras bajaba le salieron al encuentro sus siervos, diciéndole: “tu hijo vive”. Les preguntó por la hora en que se había puesto mejor y le dijeron: “ayer, hacia la hora séptima le dejó la fiebre”. Entonces supo el padre que eso había sido a la misma hora en que Jesús le había dicho: “Tu hijo vive”. Y entonces creyó y con el toda su casa”.

    En la actualidad Cristo explica rectifica y profundiza la palabra de los pasajes contenidos en el libro El Evangelio de Jesús, del que hemos obtenido el párrafo anterior, y dice así: “La fe mueve montañas y sana a los hombres cuando es bueno para sus almas. Cuando hay hombres que viven la verdad eterna, la ley de la vida, éstos traen el Cielo a la Tierra. Quien viva en la verdad será la voz de la verdad, la ley divina, y estará libre de todo mal, pues los que viven en la verdad están en la luz de la verdad y sus obras son obras de Dios.

    El Reino de Dios que viene a la Tierra, el Reino de Paz, que se refinará de época en época, es decir que se volverá más luminoso, estará en la luz del Cristo y será la luz del Cristo. Los que vivan en la verdad se llamarán conscientemente hijos e hijas de Dios. Quien viva en la verdad no sentirá ni saboreará la muerte. Ayudará a vivir a todos aquellos que crean en la vida y hagan las obras del amor desinteresado.

    Desde los comienzos, muchos hombres se agarran únicamente a la palabra “fe”. Consideran que esto basta. Pero quien se agarre exclusivamente a la palabra “fe” permanecerá ciego en su corazón, ya que no dará ningún paso más allá de la fe.

    El primer paso hacia la verdad es la fe, que mantiene todavía ciego al hombre. El segundo paso es la confianza en Dios, que hace que el hombre esté alerta frente a su manera de pensar, hablar y actuar legitima o ilegitima. Si fe y confianza se unen sigue el tercer paso: la realización de las leyes divina. A través de esto el hombre se convierte en alguien que ve las cosas en toda su profundidad. Quien puede ver en profundidad la verdad en su cuerpo espiritual, es puro, y a él todo le es manifiesto.

    Teresa Antequera Cerverón (73891412-W)
    De la Publicación: “Esta es Mi Palabra. Alfa y Omega”
    www.editorialgabriele.com
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Jesús de Nazaret sanaba también desde la distancia Rating: 5 Reviewed By: Extremadura Digital
    TOP