728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 17 de noviembre de 2015

    Detienen a un clan familiar en Plasencia que distribuía drogas en varias provincias

    Entre los 20 detenidos hay un policía local de Plasencia al que se acusa de revelar la existencia de la operación a los integrantes de la banda

    La Guardia Civil informó ayer del resultado de la gran operación antidroga desarrollada el pasado 16 de octubre contra un clan familiar asentado en Plasencia que se dedicaba a distribuir droga al por mayor, sobre todo cocaína, en varias localidades cacereñas y de provincias limítrofes. El resultado ha sido la incautación de más de 25.000 dosis de cocaína, dos kilos de marihuana y multitud de armas de fuego, además de la detención de 20 personas, entre ellas un policía local de Plasencia que presuntamente había puesto sobre aviso a los integrantes de la banda de que estaba en marcha una operación policial y judicial contra ellos.

    El agente está acusado de pertenencia a organización criminal, revelación de secretos y cohecho, y se encuentra apartado del servicio. De los 20 detenidos sólo seis ingresaron en prisión, si bien cuatro de ellos fueron liberados después tras pagar cada uno una fianza de 80.000 euros. Uno está en busca y captura tras haberse dado a la fuga. Casi todos los detenidos tienen antecedentes por tráfico de drogas.

    Los detenidos son miembros del conocido como clan de los 'Hilarios', que según apuntó la Guardia Civil está compuesto por al menos 40 personas. A la organización estaban vinculadas otras 122 personas que tenían asignadas tareas de información y distribución, entre ellas testaferros para blanquear el dinero procedente de la droga. La organización criminal se encontraba asentada en el barrio placentino de Gabriel y Galán, si bien se extendía además a Cáceres, Badajoz, Mérida, Talavera y Salamanca.

    La denominada operación Aqueronte tiene su origen en enero de este año, cuando la Guardia Civil detectó un incremento del tráfico de drogas en Malpartida de Plasencia, hasta donde se desplazaban para abastecerse consumidores habituales de la comarca conocidos por los agentes. El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de Cáceres inició una investigación que le condujo hasta la barriada de Gabriel y Galán de Plasencia.

    Durante varios meses de pesquisas la Guardia Civil averiguó que la organización compraba a sus proveedores cocaína procedente de países sudamericanos, con un elevado porcentaje de pureza. La droga era trasladada en vehículos de doble fondo y después se 'cortaba' para abaratar el precio y obtener más beneficio en el mercado. Seguidamente se distribuía entre los escalafones inferiores de la organización, que se encargaban de venderla en cantidades de entre medio kilo y un kilo a clientes importantes, que a su vez traficaban con ella en las provincias de Cáceres, Badajoz, Salamanca y Toledo.

    La Guardia Civil destapó también el modo en el que los miembros de la organización se repartían las ganancias, una parte a modo de beneficios, otra como fondo de reserva ante eventuales faltas de abastecimiento y otra para pagar abogados en caso de intervención policial.

    Los beneficios solían ir a parar a la compra de inmuebles por medio de testaferros, algunos de ellos con precios de cerca de medio millón de euros. Durante los registros llamó la atención de los agentes que, pese a que muchos de los detenidos vivían en pisos sociales por los que pagaban alquileres de 36 euros al mes, algunas de las viviendas estaban decoradas «lujosamente, con muebles, trofeos de caza y otros enseres de gran valor». En cambio nunca compraban vehículos de gama alta para evitar llamar la atención. Algunos de los inmuebles eran revendidos hasta dos y tres veces a otros miembros de la organización, procedimiento con el que lograban blanquear grandes cantidades.

    Una vez finalizadas las pesquisas, la operación sobre el terreno se llevó a cabo el 16 de octubre con 24 registros domiciliarios (12 en Gabriel y Galán, dos en San Lázaro, siete en Malpartida de Plasencia, dos en Cáceres y uno en Talavera). Participaron en el operativo, uno de los mayores vistos en Extremadura, 260 personas, entre ellas 75 agentes de élite llegados desde Madrid. Se usaron hasta un autobús para trasladar a los detenidos y un helicóptero de apoyo. Aparte de la droga, fueron intervenidas 20 armas, entre ellas un fusil de asalto, pistolas detonadoras y escopetas, además de 3.000 cartuchos. Fueron incautados ocho vehículos y otros efectos, así como útiles para el corte y el pesaje.


    En días posteriores la operación continuó, en colaboración con el Ayuntamiento de Plasencia, con el registro del domicilio de un policía local presuntamente vinculado a la organización. El Consistorio fue informado por el juzgado de instrucción número 3, encargado de la operación, de que este agente se encontraba imputado «al haber comunicado la existencia de actuaciones policiales y judiciales» a integrantes de la banda. Como medida cautelar y por decreto de la alcaldía, ha sido suspendido de funciones y ha tenido que entregar sus distintivos y el arma reglamentaria. Además, según informa Europa Press, se le ha abierto un expediente sancionador administrativo al margen de su posible responsabilidad penal.

    Fuente: HOY.es
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Detienen a un clan familiar en Plasencia que distribuía drogas en varias provincias Rating: 5 Reviewed By: Extremadura
    TOP