728x90 AdSpace

  • Actualidad

    lunes, 9 de marzo de 2015

    Los Sims podrían desaparecer tras el cierre de Maxis

    Tras casi tres décadas de vida, Maxis cierra sus puertas. La desarrolladora responsable de juegos como 'Los Sims' y 'SimCity' ha demostrado ser una de las compañías que más se ha esforzado en innovar el mundo de los videojuegos.

    Casi tan inexplicable como el éxito de 50 sombras de Grey, el viral del vestido blanco y dorado, y el circo montado con Albert Rivera-Naranjito, es que la semana pasada se anunciase el cierre de una de las compañías desarrolladoras que más dinero ha hecho ganar a sus jefes, Electronic Arts. Casi treinta años después de su fundación, Maxis, el padre de sagas multimillonarias como Los Sims y SimCity, ha dejado de ser. Desde Electronic Arts aseguran que no hay que preocuparse, que las franquicias seguirán recibiendo soporte y que aún es pronto para ponerse a oficiar funerales. Pero a esta historia le faltan piezas. ¿Estamos ante una mera reestructuración interna o, en cambio, ante el inicio de una nueva etapa para unas sagas de videojuegos que, con todas sus bondades, están más que amortizadas? Mientras se resuelve la incógnita, os contamos los cinco puntos fuertes que han hecho que Maxis fuese lo que ha sido hasta hace dos días.

    Y Dios se hizo CD ROM

    Si por algo destacan todos (todos) los títulos de Maxis es por su filosofía tú-lo-controlas-todo. Simulación pura. Mucho antes de que los Grand Theft Auto instalasen la anarquía en el planteamiento de los videojuegos, la saga SimCity ya nos ofreció un aperitivo de lo que uno puede sentir al tener el control absoluto de todas las variables que pueden darse en videojuego, de manera que muchas veces el desarrollo de estos títulos bien podía limitarse al de sentarse frente al PC con un barreño de palomitas. Y observar. En SimCity osentas un poder hegemónico que abarca una toma de decisiones total: desde la configuración de la red de alcantarillado de tu ciudad, hasta el precio del billete de autobús, pasando por el valor del suelo residencial, el presupuesto del cuerpo de bomberos o la legalización del juego. Todo. Esta oda a la omnipotencia se ha hecho más patente en las últimas entregas con la inclusión de detalladas catástrofes naturales. Eres Dios y si el gremio de profesores se te pone en huelga eres libre de responder con un terremoto bajo cada colegio.

    Juegos win-win

    No vas a perder en un videojuego de Maxis. No se puede. Como mucho, todos emigrarán de tu ciudad espantados por el caciquismo. Como mucho tu Sim será un ser triste y sin amigos, válido solo para orinarse en cada rincón de su ratonera y para que los de asuntos sociales le arrebaten cada descendiente. Pero el juego continúa. Maxis ha trabajado como nadie un planteamiento basado en la superación de pequeños objetivos que te conducen peldaños más ambiciosos, pero la escalera no se acaba nunca. Por mucho que algunos se vanaglorien de haber conseguido una urbe con pleno empleo, libre de contaminación donde todos son dichosos, siempre hay algo más que mejorar. Porque ni Dios es perfecto.

    Cascada de expansiones

    Tampoco Electronic Arts es perfecta. El asunto de lanzar expansiones como si no hubiera un mañana cuenta con sus acólitos y con sus detractores. En este blog ya nos hemos pronunciado. Por un lado, la esperanza de vida del juego se ve estirada hasta prácticamente el lanzamiento de su secuela. Por otro, no deja de ser menos cierto que todos esos muebles nuevos, así como edificios, funcionalidades y demás etcéteras bien podrían haber sido incorporados en la versión básica del juego. Con los años, Electronic Arts se ha relajado bastante en el trabajo de disimular su afán recaudatorio, lanzando expansiones como si se tratasen de fascículos de punto de cruz, llegando incluso a lanzar una versión inicial de Los Sims 4 sin bebés ni piscinas. El contenido descargable adicional es bienvenido siempre y cuando la palabra "adicional" no sea violada y eufemísticamente disfrazada de algo que a todas luces debería haber estado incluido desde el día del lanzamiento.

    Hormigas, granjas y helicópteros

    Pero está claro que si ha habido tantos panes ha sido porque han sobrado hambrientos dispuestos a comérselos. Con las expansiones, Electronic Arts descubrió un modelo de negocio estirable hasta límites inimaginables: la gente no se cansaba de gastarse dinero a cambio de conseguir nuevos muebles de Ikea para sus casas. Ni que decir tiene que esto no siempre fue así. A Maxis le honra haber arriesgado bastante a la hora de idear nuevos géneros: simulador de hormiguero, simulador de helicóptero, granja... la lista de intentos fallidos es larga y da buena cuenta de las ganas que siempre han tenido estos chicos de cambiar las reglas del juego. Siempre con simuladores: SimGolf, SimTunes, SimLife, SimSafari (este, muy divertido e incomprensiblemente ignorado) o SimPark (aplastantemente pisoteado por la saga Roller Coaster Tycoon, uno de los juegos con los que he invertido más horas en toda mi vida).

    Ante todo, una sonrisa


    Mires donde mires, y de forma más acentuada conforme han pasado los años, los videojuegos de Maxis están plagados de un fino sentido del humor y de la ironía que, solo tras muchas horas de juego, incluso puede resultar algo cargante. Pero para un rato está muy bien. Por lo general Los SimCity y Los Sims han sido siempre la antítesis de los videojuegos de gesto serio únicamente preocupados en proponerle un reto al jugador. Todos nos hemos reído con los flirteos frustrados de Los Sims o con los concejales de SimCity, que suelen incluir un chiste en cada uno de sus mensajes. Incluso si lo analizamos más en profundidad, como en este vídeo, encontramos humor: tras pasarse tres horas caminando en un borde de la autopista "camino de su trabajo", este ciudadano es despedido por llegar tarde. Y así todo.

    En las últimas entregas de SimCity se ha potenciado el factor Gran Hermano al implementar algunos elementos de Los Sims. Así, una vez construida nuestra ciudad podemos dedicarnos simplemente a husmear en la vida personal de cualquiera de sus vecinos. Del mismo modo, Los Sims ha ido añadiendo cada vez más posibilidades de construcción para sus edificios, creando entre los dos videojuegos unas interesantes sinergias que, crucemos los dedos, seguiremos viendo en el futuro. Por mucho que Maxis ya no esté entre nosotros.

    Por: Anthony Coyle
    Fuente: http://www.zoomnews.es
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Los Sims podrían desaparecer tras el cierre de Maxis Rating: 5 Reviewed By: Extremadura Digital
    TOP