728x90 AdSpace

  • Actualidad

    jueves, 17 de octubre de 2013

    Empresas españolas de toda la vida con serios problemas financieros

    Fagor es la última de las empresas emblemáticas españolas en tener problemas y situarse al borde del abismo desde que comenzó la crisis económica en 2008. Pero no ha sido la única.
    En los últimos años muchas empresas consideradas como baluartes de la economía patria han desaparecido o se han visto obligadas a fuertes reestructuraciones y despidos de plantilla que las han dejado bajo mínimos. Estas son algunas de ellas.

    Panrico

    La empresa catalana vive momentos difíciles. Ha presentado un preconcurso de acreedores y debe a los trabajadores parte de una nómina, lo que provocó que amenazaran con una huelga. Finalmente se llegó a un preacuerdo para desconvocarla pero éste no ha sido refrendado en todos los centros, como ocurrió en Barcelona, donde el martes hubo enfrentamientos entre los empleados y los Mossos.
    De momento, la producción y distribución de los míticos Donuts y Bollycao continúa pero el grupo negocia con la Generalitat ayudas para intentar encontrar créditos que le permitan seguir adelante.

    Pescanova

    La mítica compañía alimentaria gallega, conquistadora del mercado de congelados, vive los peores momentos de su historia desde que el pasado 28 de febrero informó de que no publicaría sus cuentas de 2012. Al día siguiente presentó el preconcurso de acreedores. La auditora Deloitte reveló un desfase en sus cuentas que elevó su deuda financiera de 758 a 3.674 millones de euros.
    Su ex presidente y conocido hombre del mundo empresarial gallego, Manuel Fernández de Sousa, está imputado en la Audiencia Nacional por los delitos de falseamiento de documentación, uso de información privilegiada y estafa mientras los nuevos gestores intentan negociar una quita de la deuda con los acreedores para que la empresa siga siendo viable.

    Nueva Rumasa (Dhul, Clesa, Cacaolat, Trapa...)

    El grupo de la abeja ha marcado parte de la historia empresarial española. Fue fundado en 1961, cuando José María Ruiz Mateos tenía 30 años, expropiado en 1983 por utilidad pública e interés social para evitar su derrumbe por los préstamos cruzados entre sus empresas, años y años de juicios en los que el Constitucional dio siempre la razón al Gobierno... y reconstruido con la compra de sociedades en crisis a mediados de los noventa para acabar otra vez hundido durante la depresión económica actual. Y en el camino, unos 5.000 inversores engañados por la presunta solvencia de sus pagarés, Ruiz Mateos pidiendo ir a la cárcel y la venta del grupo a Ángel del Cabo, también en prisión por el vaciamiento patrimonial de Viajes Marsans.

    Las empresas de la quebrada Nueva Rumasa han sido troceadas y vendidas por la administración concursal. Dhul ("que te pego, leche") fue vendida por dos millones a la francesa Andros. Chocolates Elgorriaga fue traspasada a Urbasa con un préstamo de dos millones de la Junta de Castilla y León. Clesa también fue desmantelada y vendida. Cacaolat fue comprada por Damm... Y así una tras otra cada sociedad de Nueva Rumasa, incluidas sus bodegas.

    Scalextric

    Los primeros Scalextric llegaron a España en los sesenta. Tras la desaparición de Exin, su fabricación y distribución en este país pasó primero a Tyco y, en 1998, a TecniToys. Esta empresa, que realizaba el diseño de sus coches y circuitos en Barcelona, entró en concurso voluntario de acreedores en 2012, asfixiada por una deuda de 14 millones y un desplome de las ventas del 76% desde 2008. En el resto del mundo, la distribución de los Scalextric está en manos de Hornby Hobbies.

    Orizonia

    El grupo turístico echó el cierre en febrero de 2013 con un ERE que afectó a unos 5.000 empleados. Tras sus intentos de compra por Barceló y Globalia, los problemas con Competencia y su abultada deuda llevaron a la liquidación del grupo. Entre sus empresas estaba la aerolínea Orbest, que interrumpió sus vuelos a la espera de una posible venta, y Vibo Viajes, la antigua Viajes Iberia.
    El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, culpó a la Ley de Defensa de la Competencia de su fin, pues impidió su fusión con Orizonia, empresa a la que ya había inyectado unos 21 millones de euros.

    Caramelo

    La firma de moda fue fundada en 2007 por Manuel Jove, quien vendió la inmobiliaria Fadesa a Martinsa justo antes de estallar la burbuja inmobiliaria. Precisamente este gigante del 'ladrillo' sufriría la mayor suspensión de pagos de la historia de España.
    Caramelo solicitó el concurso de acreedores voluntario en abril de 2013 y anunción un ERE para toda su plantilla ante "las recurrentes pérdidas de explotación de los últimos años". Su objetivo, un "profundo redimensionamiento de la empresa textil".

    Blanco

    Tras fracasar la negociación para su venta a Mango, Blanco presentó el preconcurso de acreedores en abril de 2013.
    Fundada en 1960 cuando Bernardo Blanco Solana, de 23 años, pidió un crédito de 50.000 pesetas para abrir su primera tienda en Bilbao, el grupo fue empujado a suspender pagos por una deuda de 48 millones de euros. Para ajustar su tamaño, la empresa presentó ERE para 711 empleados que incluye el cierre de 42 establecimientos.

    Marco Aldany

    The Chic Corporation Worldwide, matriz de esta cadena de peluquerías y de Jofer, entró en suspensión de pagos en febrero de 2012 al no aceptar su principal acreedor, BNP Paribas, una refinanciación de sus préstamos.
    Fundada en 1997 por los hermanos Fernández Luengo, Marco Aldany contaba con unos 4.000 estilistas y más de 400 salones por todo el país.

    Victorio y Lucchino

    Los diseñadores sevillanos solicitaron la suspensión de pagos para V&L Costura, Diseño y Moda S.A. y Patrimonio de Moda S.L. a principios de 2013 por los "momentos de dificultad económica, fruto de la profunda crisis" que atraviesan.
    A pesar del ajuste de las empresas, Victorio y Lucchino prometieron un plan de viabilidad que no incluiría despidos.

    El FIB

    El organizador del Festival Internacional de Benicàssim FIB, Maraworld, presentó el concurso de acreedores voluntario a principios de este año. Fundado en 1995 y con más 140.000 espectadores en su última edición, el festival peligraba por los problemas económicos de la firma dirigida por Vince Power y la subida del IVA.
    No obstante, este año pudieron celebrarse los conciertos programados, entre ellos los de Queens of the Stone Age, Beady Eye y Arctic Monkeys, y Vince Power, ha prometido un cartel especial para 2014 gracias a la entrada de nuevos socios.

    Flex y Pikolín

    Los dos fabricantes de colchones también han sufrido el golpe de la crisis. Flex cerró en 2011 su fábrica de Alcalá de Guadaíra para trasladar su producción a Portugal, mientras que Pikolín despidió a 236 trabajadores a principios de este año, casi todos en Zaragoza.
    Pikolín señaló que su facturación ha caído un 40% hasta 2011, mientras que el desplome medio de las ventas ha sido del 50% en el sector.

    Roca

    La red comercial de Roca Corporación Empresarial se extiende por 135 países donde emplea a más de 21.100 trabajadores. Fundada en 1917, casi un siglo después afronta la peor recesión española de la democracia.
    La empresa presentó un ERE en Roca Sanitarios para despedir a 476 empleados, 249 en Alcalá de Henares (Madrid) y 227 en Alcalá de Guadaira (Sevilla). Sin embargo, la Audiencia Nacional anuló el plan de despidos por su aplicación en dos empresas diferentes. La compañía tiene pensado acometer el recorte "en los términos que acoge la sentencia".

    Fuente: www.elmundo.es
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Empresas españolas de toda la vida con serios problemas financieros Rating: 5 Reviewed By: Extremadura Digital
    TOP