728x90 AdSpace

  • Actualidad

    miércoles, 19 de junio de 2013

    Selectividad desesperanzada en Extremadura

    La narrativa española de la posguerra hasta finales de los años 60 o la poesía de esta misma época, pero hasta los años 50, fueron las dos opciones del texto de Lengua Castellana entre las que podían elegir los 5.106 alumnos que ayer se enfrentaron a la primera jornada de la temida Selectividad. Un contexto histórico que no está tan lejano de una realidad socioeconómica marcada por la crisis, muy presente ayer en la convocatoria.

    La altísima tasa de paro entre los jóvenes de la región (66,01 por ciento), la subida de tasas universitarias y el endurecimiento en el acceso a las becas del Ministerio marcaban ayer los ánimos de estos jóvenes que reconocen que hacen estos exámenes con muchas incertidumbres y no solo académicas.
    Es el caso de Olga Cebrián, que a sus 18 años se enfrentó ayer a la Selectividad con un objetivo en la cabeza: estudiar Magisterio, más concretamente la especialidad de Educación Infantil. Confiesa que le asusta la dificultad añadida que tiene esta titulación a la hora de encontrar trabajo, pero en su opinión «ahora mismo paro hay en todas las profesiones», así que prefiere seguir su vocación. Sin embargo, ayer confesaba que tiene un plan B. «Si no consigo sacar un 6,5 y no me dan la beca, tendré que hacer un ciclo formativo y renunciar a la universidad. Mi familia no podría pagarme los gastos. Habría que echar cuentas, pero lo más seguro es que no podríamos permitírnoslo», confiesa.
    También Andrés Lucas ha sido práctico a la hora de plantearse su futuro. Este pacense de 18 años ha estudiado en los Salesianos de Badajoz y su objetivo es estudiar Matemáticas y Estadística. Los motivos: las opciones de encontrar trabajo al finalizar su formación. «Me han dicho que tiene poco paro y tal y como están las cosas... Pero tengo claro que tengo que pasar por la universidad porque si no, tengo todavía menos posibilidades».

    Conocedores de la situación, los jóvenes extremeños hacen sus planes teniendo en cuenta esa realidad. Tania Montero, por ejemplo, reconoce que se ha planteado hacer un ciclo formativo superior, pero la idea de terminar pronto y no encontrar trabajo le asusta. «Creo que para acabar en el paro, mejor hago una titulación superior y esos cuatro años los invierto en estudiar. De todas formas, cuando termine Química, que es lo que quiero hacer, sé que no voy a encontrar trabajo en Extremadura y me tendré que ir fuera», asegura convencida.

    Muchos de estos estudiantes se plantean un futuro lejos de la región y hasta fuera de España, convencidos ya de que no tienen otra opción. David Sotoca tiene muy claro a sus 18 años cuáles son sus opciones. «Lo que yo querría estudiar es Traducción e Interpretación y me he presentado a las pruebas de acceso, pero como tiene una nota de corte muy alta, si no lo consigo haré Filología Inglesa y luego me paso a la primera opción. Mi plan no es quedarme aquí en España, sé que si quiero hacer algo con mi vida me tengo que ir a otro país de la Unión Europea y ya tengo en mente Suecia. Es una pena que después de formarme aquí me tenga que ir a otro país a trabajar, pero nos están prácticamente empujando para que nos vayamos», lamenta.
    Otros, como Almudena Arbues Escribano, creen que las dificultades a las que les va a tocar enfrentarse, debido a la situación, les va a hacer dar lo mejor de ellos mismos. «Yo sí creo en la teoría del esfuerzo. Vamos a aprender que no siempre se puede ir por el camino fácil», afirma.

    Hoy y mañana continúan las pruebas en las doce sedes que existen en la región. Los organizadores hablan de normalidad en el desarrollo de las pruebas, aunque los estudiantes se muestran desesperanzados.


    Fuente: www.hoy.es
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Selectividad desesperanzada en Extremadura Rating: 5 Reviewed By: Extremadura Digital
    TOP