728x90 AdSpace

  • Actualidad

    viernes, 1 de febrero de 2013

    El Gobierno de Rajoy herido de gravedad por el 'Caso Bárcenas'

    El PP tuvo ayer que dar respuesta a un escándalo de corrupción que ya ha herido, gravemente, la credibilidad del Gobierno de Mariano Rajoy. Y es que por más que se empeñen los populares en trazar una frontera entre el Ejecutivo y el partido, la realidad es que la prensa internacional seguía ayer con inusitado interés las noticias sobre los papeles secretos del extesorero Luis Bárcenas: el diario El País publicó ayer que el propio Rajoy, además de otros políticos como María Dolores de Cospedal, Rodrigo Rato, Jaime Mayor Oreja, Javier Arenas, Angel Acebes y Francisco Alvarez Cascos, entre otros, habían cobrado dinero del partido entre 1990 y 2008 que, en principio, no estaba recogido en la contabilidad oficial. Es obvio que el tema adquiere tintes de especial gravedad y notoriedad (véanse las referencias al caso aparecidas en Financial Times , The Wall Street Journal , la BBC, Der Spiegel , Le Monde ...) porque salpica no ya al jefe de los populares, sino al presidente de todos los españoles.

    ACTUACION DEL FISCAL

    Porque el asunto afecta de lleno a la credibilidad de quien dirige un gobierno, la oposición salió a la palestra a pedir explicaciones al propio Rajoy --fue el caso del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba-- o la convocatoria de elecciones anticipadas, como solicitaron otros grupos. Los populares, por su parte, optaron por negarlo casi todo y trataron de ganar un poco de tiempo para perfeccionar su estrategia de defensa ante un asunto que tiene visos de ser su mayor pesadilla: el fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce, confirmó anoche que habrá investigación y que no descarta llamar a declarar a toda la cúpula popular si fuera necesario "para esclarecer delitos". "Vamos a investigar con imparcialidad y absoluto rigor hasta el final", dijo en 13 TV.

    DESMARQUE DE ESCUDERO

    "El PP niega rotundamente que los papeles que han aparecido publicados se correspondan con la contabilidad del partido .... Nuestra contabilidad es única, clara, transparente y limpia y está sometida al tribunal de cuentas", recalcó la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, en una rueda de prensa que preparó junto a sus tres vicesecretarios --Javier Arenas, Carlos Floriano y Esteban González Pons-- y en conversación telefónica con Rajoy.

    Cospedal, según fuentes populares, conocía desde principios de semana que los supuestos papeles de Bárcenas podían ver la luz. Pero fue el miércoles por la noche, en vísperas de la publicación por parte de El País , cuando el presidente del partido y su número dos comenzaron a preparar una respuesta. Mientras, los aludidos por la información de los sobresueldos negaban la mayor. Hubo alguien que, sin embargo, no siguió la línea oficial, la del desmentido. Fue el actual presidente del Senado, Pío García Escudero, quien confirmó que, tal y como reflejan los polémicos extractos de contabilidad, él había solicitado en agosto del 2000 a su partido un préstamo de cinco millones (de las antiguas pesetas), que después devolvió "íntegramente" con pagos parciales de un millón. Según su versión, pidió esa cantidad porque necesitaba hacer frente con urgencia a una reparación en su vivienda, que se vio afectada por un atentado.

    La declaración de García Escudero cogió con el pie cambiado a una Cospedal que, una y otra vez, se empeñaba en negar credibilidad a los apuntes contables de la discordia y evitaba entrar a aclarar si alguno de ellos, al menos, era real o respondía a la caja a y no a pagos en negro --como algunos miembros del PP han sugerido a este diario--. "¿Y cómo explica entonces que García Escudero haya confirmado la anotación que hace referencia a él?", se le preguntó. "El sabrá si ha pedido un préstamo ... Aunque ese dato concreto sea verdad, eso no quiere decir que valide completamente el papel publicado", respondió. Llegó a insinuar que los papeles estaban manipulados y dejó en el aire que su publicación estaba orientada a "perjudicar al PP, a sus dirigentes y en particular al presidente del Gobierno".

    TEORIA DE LA CONSPIRACION 

    La número dos del PP tiró ayer de cuanto pudo para tratar de defenderse a sí misma y al partido, incluida la teoría de la conspiración y el anuncio de demandas, colectivas y particulares. También sacó a relucir que los extesoreros Alvaro Lapuerta y Luis Bárcenas habían negado que esos extractos de contabilidad fueran reales. Pero todos en la dirección del PP son conscientes de que el escándalo tiene que gestionarlo Rajoy. De hecho, el líder ha convocado a su comité ejecutivo mañana.

    La cúpula popular debatía ayer la conveniencia de que Rajoy haga un discurso en abierto o comparezca ante los periodistas (así se evitaría que sus primeras palabras sobre el caso llegaran en la rueda de prensa prevista para el lunes, en Berlín, junto a Angela Merkel). También se está sopesando ofrecer información fiscal sobre varios de los aludidos en los documentos publicados y adelantar algunas conclusiones de la investigación interna.

    La pregunta sería: ¿quién diantres de la cúpula del PP no cobró pagos irregulares entre 1990 y el 2009? Según los papeles publicados ayer por El País , atribuidos a la "contabilidad interna" que llevaron los tesoreros populares Alvaro Lapuerta y Luis Bárcenas durante esas dos décadas, la lista de dirigentes que supuestamente recibieron pagos bajo mano deja a muy pocos al margen del escándalo. Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal, Rodrigo Rato, Jaime Mayor Oreja, Javier Arenas, Angel Acebes, Francisco Alvarez-Cascos... se beneficiaron presuntamente de unas cuentas secretas en las que aparecen numerosas donaciones de constructores. Entre ellos, tres imputados en el caso Gürtel: Pablo Crespo, exnúmero dos de la trama empresarial de Francisco Correa; Alfonso García Pozuelo, propietario de Constructora Hispánica, y Juan Cotino, de la empresa de servicios Sedesa.


    ¿Son estos documentos la piedra de rosetta que permitirá desentrañar supuestas irregularidades en el PP? Excepto Pío García Escudero, los políticos señalados niegan la mayor y desmienten la información publicada. Igual que algunos de los donantes, como el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, a quien se le atribuyen ingresos por valor de 430.000 euros, y la empresa Mercadona, de la que está apuntada la aportación de 240.000 euros. Sin embargo, si esas letras y esos números son de Bárcenas, el extesorero apuntó que Rajoy recibió 25.200 euros anuales (en pagos trimestrales o semestrales) desde 1997, cuando era secretario general popular, hasta el 2008, cuando hacía cuatro años que presidía el partido.

    "Trajes Mariano"
    La contabilidad oculta se estructura en tres apartados. Uno con el detalle de las aportaciones realizadas al PP; otro, con los pagos, el destinatario y la cantidad, y el tercero, con el saldo final. Aparecen anotadas hasta remesas para vestuario bajo conceptos como "Trajes Mariano" (9.600 euros en el 2006) y "corbatas presidente" (667 euros en el 2006). Pero, más que nada, son los nombres de los primeras espadas de la época de José María Aznar los que brillan con mayores destellos. En 1990, es un tal "J.M." el único beneficiario de las entregas. Es más tarde cuando se desparraman las remesas y se apunta que Acebes y Mayor Oreja percibían 6.300 euros trimestrales; y que Rato se llevaba 6.850 euros trimestrales; y que Arenas y Alvarez-Cascos ostentaban el récord con 9.900 euros trimestrales. Y que Cospedal tiene dos anotaciones en el 2008, a 7.500 euros cada una, la primera de ellas el 7 de julio, un mes después de sustituir a Acebes en la secretaría general, cargo que antes ocuparon Arenas y Cascos.

    Más nombres. A Federico Trillo se le atribuyen 36.000 euros cuando era responsable del área jurídica del partido. A Pilar del Castillo, 6.000 euros en el 2004 cuando era ministra de Educación, la misma cifra que a Ana Palacio aquel mismo año, cuando estaba al frente de Exteriores. También aparece Pedro Arriola, asesor de los conservadores, relacionado con cifras que van de los 100.000 a los 161.000 euros. Incluso hay una ayuda de 3.005 euros a la organización vasca Basta Ya en el primer semestre del 2002 y dos aportaciones de 36.100 euros al portal de internet Libertad Digital en diciembre del 2004. Su propietario, Federico Jiménez Losantos, negó haber recibido ese dinero del PP, y añadió que, si se confirmara que así fue, lo donaría "a los comedores de Cáritas".

    El PSOE y el PP siempre han reaccionado de forma distinta ante la corrupción del adversario. Si el escándalo ocurría en el campo socialista, los conservadores se alegraban, porque lograban obtener un jugoso rédito electoral. Pero no a la inversa. La revelación de trapos sucios en las filas populares no ha supuesto históricamente para los socialistas una buena noticia ante las urnas. Al contrario. Sus dirigentes suelen señalar que ellos lo pagan más que el PP, pese a que no tengan nada que ver con el caso en concreto, ya que se extiende el discurso de todos los políticos son unos ladrones , ante el que el votante socialista es más permeable que el conservador. En resumen, le ocurra a un partido o a otro, la corrupción implica desgaste para el PSOE. Sin embargo, las particularidades del escándalo asociado a Luis Bárcenas, sobre todo por la presunta implicación de Mariano Rajoy, hacen que esta vez sea distinto, y eso explica en parte la firmeza que exhibió ayer Alfredo Pérez Rubalcaba.

    OPACIDAD
    Desde Santa Cruz de Tenerife, donde mantuvo varias reuniones de trabajo, el líder socialista llegó incluso a sugerir que la opacidad del presidente del Gobierno le inhabilitaba para seguir en su cargo. "Para pedir esfuerzos a su país, uno tiene que ser transparente y transparente. Dar explicaciones permanentemente de lo que hace con su vida y con sus sueldos", sostuvo Pérez Rubalcaba.
    "Quiero pedirle al presidente del Gobierno que salga él. Porque esta información le afecta a él. Y que responda a dos preguntas: ¿Cobró esos sueldos, sí o no? Y si los cobró, ¿fue en negro o en blanco? Hay una sospecha muy generalizada de que esos sueldos se pudieron pagar y además en negro. Y está creando alarma social. Tenemos una crisis importantísima en este momento, y esta situación se está haciendo sencillamente insoportable para muchos ciudadanos", señaló el secretario general del PSOE.

    La dirección socialista sabe que su obligación como principal partido de la oposición es morder este hueso sin complejos. No tiene claro que le sirva para recuperar votos, pero sí que, a diferencia de otros escándalos del PP (el del antecesor de Bárcenas, Rodolfo Naseiro, o la trama Gürtel en su conjunto), este le restará importantes apoyos al PP. Primero, porque salpica a Rajoy. Después, por el contexto económico. "Los votantes del PP no son solo los grandes empresarios, sino muchos que se están viendo empobrecidos por las decisiones del Gobierno y que ahora contemplan estos sobresueldos con indignación", explican fuentes de la cúpula socialista.

    CREDIBILIDAD
    Y en tercer lugar, el PSOE dice que Rubalcaba está especialmente "legitimado" en este asunto. Fue ministro del Interior durante el grueso de la investigación del caso Gürtel , que es la matriz del caso Bárcenas , motivo por el que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, le llegó a acusar de espionaje. "¿Con qué credibilidad sale Cospedal a explicarnos que todo es mentira, si estuvo tres años intentando paralizar la investigación, amedrentando a policías, jueces y fiscales?", se preguntó el líder socialista. "Estuvo tres años diciendo lo mismo que hoy: que van contra ellos. ¿Contra ellos? Van contra la corrupción de su partido". La comisión permanente del PSOE se reúne hoy para analizar con calma el escándalo.

    Vía: http://www.elperiodicoextremadura.com/
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: El Gobierno de Rajoy herido de gravedad por el 'Caso Bárcenas' Rating: 5 Reviewed By: Extremadura Digital
    TOP