728x90 AdSpace

  • Actualidad

    jueves, 15 de noviembre de 2012

    El impacto de la Huelga General del 14N en Extremadura

    15 de noviembre de 2012
    BADAJOZ:
    La ciudad de Badajoz vivió ayer una jornada de huelga desigual. Mientras el comercio funcionó con normalidad, en las aulas de la universidad y en los institutos faltaron muchos alumnos y casi el 20% de los profesores hizo huelga, según datos de la Junta de Extremadura. El seguimiento también fue pequeño en el Ayuntamiento. Funcionó la recogida de basura y la limpieza viaria. Solo la presencia de los piquetes logró cerrar momentáneamente las tiendas de Menacho.
     
    La jornada de huelga arrancó minutos antes de las doce de la noche en las antiguas instalaciones de Ifeba, donde se concentraron unos 200 sindicalistas para formar un piquete informativo que trataba de conseguir que se sumaran a la huelga los trabajadores de FCC, la concesionaria del servicio municipal de limpieza. Junto a ellos había unos 25 agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Local que hicieron un cordón de seguridad mientras salían cuatro camiones.
    El siguiente piquete se realizó en la estación de autobuses, donde se respetaron los servicios mínimos. Y a primera hora de la mañana los sindicalistas se trasladaron a la zona administrativa.
    La Policía Local confirmó que la noche se había desarrollado sin incidentes. Badajoz se despertó con menos tráfico del habitual y los contenedores sin basura, dado que FCC sacó camiones en la tarde del martes para reforzar los servicios mínimos pactados. 
     
    Minutos antes de las ocho de la mañana se repitieron las concentraciones de sindicalistas a las puertas de la Delegación del Gobierno, el edificio Múltiplex y el Ayuntamiento de Badajoz. Existen 1.743 empleados municipales, de los que 71 secundaron la huelga. Los trabajadores del Consistorio cuentan con doce liberados sindicales, de los que siete pertenecen al sindicato CSIF, que no participó en el paro.
    La Diputación de Badajoz cifró el seguimiento en el 30,5% de sus empleados y la Delegación del Gobierno en el 14,5% con una incidencia desigual en los diferentes departamentos.
     
    Piquetes en Menacho
    Los empleados del centro neurálgico de compras, El Corte Inglés, no registraron problemas. Los trabajadores pudieron entrar sin traba alguna y sus puertas abrieron de forma puntual para recibir a los clientes. Las mayores incidencias se registraron en la calle Menacho, donde piquetes de UGT y CC OO recorrían la calle arriba y abajo. A su paso, algunos comercios bajaban las persianas y las volvían a subir una vez que la comitiva había cerrado. La marcha de CC OO fue más numerosa y ruidosa, repartieron panfletos y se paraba en algunos comercios. Fue en este grupo donde se vio al líder de IU en la ciudad, Manuel Sosa, y donde se pudo ver a Santiago Crespo, más conocido como Candelo, charlar animadamente con el anterior delegado del Gobierno, Alejandro Ramírez del Molino, quien mantuvo su farmacia abierta todo el tiempo.
    Los piquetes destacaron la importante presencia policial durante la mañana. Un grupo de agentes de la Policía Nacional cerraba a pie la marcha y estaban a su vez escoltados por un furgón. Según la Delegación del Gobierno, 200 agentes prestaron servicio en la ciudad de Badajoz, el mismo número que en el último paro general. Sobre las once y media de la mañana, la calle más comercial de la ciudad recuperó la normalidad. Dependientes y clientes continuaron la jornada como cualquier otro miércoles.
    Las concentraciones se repitieron a las puertas de la Delegación del Gobierno y en diferentes sucursales bancarias de la avenida de Santa Marina. Además de los sindicatos CC OO y UGT, se vieron manifestaciones de CSU y CNT, estas últimas fuertemente escoltadas.
    En el campus de la Universidad de Extremadura, un grupo formado por 20 estudiantes recorrió varias facultades.
     
    En el resto de la ciudad apenas se notó la huelga. El polígono industrial El Nevero funcionó con casi total normalidad. Tanto los bares y restaurantes como las industrias y las tiendas textiles y de venta al pormenor funcionaron todo el día. Idéntico resultado mostró el nuevo centro comercial El Faro, que abrió con normalidad todo el día.
    Donde sí se notó la huelga fue en Mercabadajoz. Los piquetes no hicieron acto de presencia pero los empresarios que surten de fruta y pescado a las tiendas de la ciudad de Badajoz decidieron no prestar este servicio.
    En las instalaciones de Tubasa, la concesionaria del autobús urbano, también permanecían estacionados muchos de los autobuses que prestan servicio. Tan solo salieron los servicios mínimos establecidos (en torno al 30%).
     
    CÁCERES:
    La cabeza de la manifestación llegaba a la Plaza Mayor y todavía estaba llena de público la avenida de España. La manifestación celebrada por la tarde tardó una hora en recorrer el trayecto entre la Plaza de América y la Plaza Mayor.
     Se puede estimar en unas 10.000 personas el número de participantes, aunque fuentes sindicales llegaron a apuntar la cifra de 14.000 y desde la Policía Local y la Delegación del Gobierno se fijó la asistencia en 8.000. Hay que tener en cuenta que el recinto de la Plaza Mayor tiene unos 5.000 metros cuadrados de superficie y no se ocupó en su totalidad, hasta la parte baja. Así, a tres personas por metro cuadrado, serían 15.000 personas como máximo o 10.000 si se calculan dos por metro cuadrado. En todo caso, lo cierto es que la manifestación de ayer puede calificarse de masiva, de las más concurridas de los últimos años.
    La marcha partió de la Plaza de América sobre las 18.30 horas y se abría con una gran pancarta con el lema: 'No te calles, defiende tus derechos, hay que impedirlo'. También había otras con distintos mensajes, como la de 'No es país para jóvenes', portada por Juventudes Socialistas.
    El acto final se celebró en la Plaza Mayor, en el que intervinieron los representantes sindicales: Alejandro Alonso, de UGT, y Encarna Chacón, de Comisiones Obreras. También se dirigieron a los manifestantes un representante estudiantil y David Barcenilla, presidente de la Agrupación de Asociaciónes de Vecinos, encargado de dar paso a los intervinientes.
    La manifestación se desarrolló y terminó sin incidentes.
     
    MÉRIDA:
    En torno a 3.500 personas pusieron en la tarde de ayer el colofón a la huelga general en Mérida con una manifestación que registró más participación que la celebrada el pasado mes de marzo. Con este dato positivo para los convocantes concluyó una jornada que tuvo un seguimiento desigual, pero con un ligero incremento en la administración pública. 
     La marcha se saldó sin incidentes, salvo una actuación policial en la cola de la manifestación para intervenir unos petardos. La comitiva partió de la Plaza de España cerca de las seis y veinte de la tarde. Pasó por las calles Valverde Lillo y Delgado Valencia antes de regresar a la Plaza de España por Santa Eulalia. Cuando los últimos integrantes salían del lugar de partida la cabecera ya se encontraba en los últimos metros del recorrido.
    No fue la única manifestación del día. Por la mañana en torno a un millar de personas se sumaron a la marcha en favor de la educación extremeña convocada por el sindicato PIDE, que también recorrió Santa Eulalia y Valverde Lillo.
     
    Estas dos convocatorias fueron los principales puntos de interés de una jornada que transcurrió sin grandes problemas. El delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, hizo referencia a un altercado que tuvo lugar junto al Centro Automatizado de Correos, en el polígono El Prado, como el incidente más destacado de la jornada en la región. Según explicó, varias personas arrojaron materiales pirotécnicos, pero la rápida intervención de la Policía Nacional permitió intervenir los petardos.
    Junto a esto, a la una de la noche se realizaron tres actas de intervención de efectos a tres personas del colectivo 15-M. «Llevaban esprays de pintura, material pirotécnico, pastillas para encendidos de barbacoa y líquido inflamable», afirmó. También señaló que sobre las 13.15 horas unas veinte personas accedieron a una oficina de La Caixa de la calle Santa Eulalia, pero «ante la presencial policial desistieron voluntariamente».
     
    Actividad hora a hora
    La jornada de paro comenzó sobre las 22.30 horas del miércoles, cuando los primeros piquetes se acercaron a las puertas del Centro Automatizado de Correos en El Prado para informar a los trabajadores del turno de noche. Impidieron el acceso al centro de un camión de gran tonelaje, que no pudo entrar hasta que los sindicalistas se retiraron, poco después de las 00.30.
    Durante un par de horas los piquetes, acompañados por varias patrullas de la Policía Nacional, intentaron impedir la entrada otro camión. No lo consiguieron, con lo que hubo un momento de tensión entre algunos integrantes del movimiento 15-M, también presentes en el lugar, y los agentes, aunque la acción no pasó a mayores.
    De madrugada la actividad se desplazó a otras centrales de El Prado, como la planta de Carcesa, a la que según los sindicatos solo accedieron siete trabajadores, y el centro de distribución de DIA, donde el seguimiento fue menor.
    Poco antes de las siete la atención se centró en la Empresa de Transportes Urbanos, donde se cumplieron los servicios mínimos. El Gobierno local apuntó que la marquesina del Paseo de Roma amaneció con silicona en las cerraduras, por lo que no pudo abrir para acoger a los usuarios. Según la administración regional, en la estación de autobuses de Mérida se cumplió el 86 % de los servicios pactados.
    Hacia las ocho los sindicatos acudieron a los edificios de la administración regional, como la Consejería de Administración Pública, en las instalaciones de Morerías. 'Que no van a tener turrón tus niños este año' era alguna de las consignas que gritaban a la entrada de los trabajadores. El piquete coincidió poco después de las ocho con el consejero del área, Pedro Tomás Nevado-Batalla.
     
    Aunque no hay datos centrados en Mérida, la Junta de Extremadura señaló que el seguimiento en la administración general fue del 19,47 % en el turno de mañana, del 26,10 % en educación y del 8,84 % en el Servicio Extremeño de Salud. En este caso, en los servicios centrales la participación fue del 11 %.
    En cuanto al Ayuntamiento de Mérida, el equipo de Gobierno apuntó que el 87,61 % de la plantilla municipal acudió a sus puestos. En concreto, se registraron 85 ausencias de una plantilla de 686 personas. Aunque no se pueden considerar un éxito, los datos de seguimiento son mejores que en anteriores convocatorias. En la huelga general del pasado 29 de marzo el Gobierno local afirmó que en el Consistorio solo faltó el 5,89 % de los empleados, 44 de un total de 747 llamados a trabajar. En la cita del 29 de septiembre de 2010 paró el 2,17 % de la plantilla (20 de 922).
    El equipo de Gobierno añadió que en los servicios externalizados (Fomento, limpieza, jardines, Turismo y Transportes Urbanos) trabajó con normalidad el 88,2 % de los empleados.
    Tras el acceso de los trabajadores públicos a sus puestos, los piquetes centraron sus esfuerzos en el comercio, especialmente en el entorno de la calle Santa Eulalia. Como en anteriores ocasiones, algunas tiendas cerraban al paso de los sindicalistas. Hacia mediodía la actividad se diluyó a la espera de la manifestación de la tarde.
     
    José María Rosado, de CC OO, destaca la tranquilidad vivida durante la jornada de huelga. En cuanto al seguimiento, lo considera «similar al de otras ocasiones» y muy irregular. Mientras en algunos sectores se alcanzó el 100 %, en otros apenas tuvo incidencia. «Se ha notado que ha habido mucha presión al trabajador».
    Rosado destaca el mayor seguimiento registrado entre los empleados públicos y especialmente en educación, tanto por parte de los profesores como de los alumnos, una prueba de que sus padres secundaban la huelga.
    Por su parte, Elías Mateos, de UGT, destaca que el seguimiento en el sector industrial fue similar al del resto de la región, con paros que llegaron al 90 o 95 % en las centrales de Carcesa y Acorex. También resalta el cumplimiento de los servicios mínimos en los servicios de recogida de basuras y autobuses urbanos.
    En cuanto a otros sectores, afirma que entre la función pública hubo más incidencia que en anteriores convocatorias, mientras que en el comercio apenas se registró seguimiento a excepción de algunas pequeñas tiendas que quisieron hacer huelga. «Estamos bastante satisfechos».
     
    PLASENCIA:
    Una nutrida manifestación cerró anoche la jornada de huelga general en Plasencia. La gran participación en la protesta que acabó en la Plaza Mayor contrasta con el bajo seguimiento que tuvo el paro, secundado de manera minoritaria en la exigua industria, los servicios, la Administración y el comercio, en donde la incidencia fue prácticamente nula. Mayor eco tuvo en la enseñanza. Los institutos y colegios públicos apenas tuvieron alumnos, aunque fueron menos los profesores que faltaron a sus puestos en los segundos. Forzado por los sindicatos se vio el transporte urbano obligado a suspender servicios al cumplir los mínimos, cuatro salidas del autobús de la línea 2, Los Monjes-Hospital, no pudiendo tener ninguna que pasase por la zona industrial.
     
    Los únicos incidentes se registraron en la madrugada. Fue la quema de siete contenedores en la zona de Los Pinos. En la calle Pedro Iñigo ardieron dos y las llamas afectaron a un turismo. En la calle de Alonso de Paredes los bomberos tuvieron que apagar otros dos más y el exterior del Colegio Público 'Inés de Suárez' se vio afectado por la quema de tres más que fueron movidos hasta allí para ser prendidos.
    La fachada del centro amaneció ennegrecida por las llamas y ahumados los aseos. También tuvieron que intervenir los bomberos. La quema se produjo pasadas las tres de la madrugada, después de que el servicio de limpieza urbana terminara la recogida de la basura antes de la media noche que marcaba el inicio del paro. Esto lo hicieron Ayuntamiento y empresa ya en la anterior huelga general y privó a los piquetes de calentar el inicio de la huelga paralizando la recogida de basuras e impidiendo la salida de camiones. Durante el día se cumplieron los servicios mínimos de la empresa de limpieza.
    En el comercio también hubo incidencias por la mañana, como el boicot a algunos establecimientos que aparecieron con las cerraduras bloqueadas. Especialmente en la avenida de Juan Carlos I, en donde la práctica totalidad, salvo los bares y algún otro negocio, tuvieron que avisar al cerrajero para cambiar los cierres. Desde 'el butano' a una frutería, pasando por una peluquería, una inmobiliaria, una tienda de regalos y Telepizza.
     
    Una broma que les sale entre 90 y 200 euros, según sea de seguridad o no la cerradura estropeada. En la comercial calle del Sol, solo una franquicia del grupo Inditex sufrió boicot y también tuvo que cambiar la cerradura. La misma sorpresa que se encontraron los trabajadores del Juzgado de lo Social, de la Oficina del ARI y de Canal Extremadura, que no pudieron acceder, a primera hora, a su trabajo por haber sido bloqueada la cerradura con púas y pegamento. En el resto de los Juzgados se trabajó con normalidad, salvo los juicios suspendidos por letrados en huelga.
     
    En el caso del Hospital no hubo incidentes y consultas y los servicios funcionaron con normalidad. Lo mismo ocurrió en el Ayuntamiento, en donde de los 51 trabajadores de servicio obligatorio no faltó ninguno. El paro en el Consistorio fue del 9,5%, ya que de los 441 que podían ir a la huelga no acudieron 42, informó éste.
    A última hora de la mañana el piquete informativo se trasladó, tras pasear por el centro, a Mercadona de la avenida de Salamanca a cuya puerta salieron los trabajadores y lograron que echaran el cierre para que pusieran la pegatina de cerrado por huelga, antes de volver a abrir. En la zona industrial la normalidad volvía a media mañana una vez que el piquete informativo llegaba al centro que recorrió, acompañado por la Policía Local. A su paso se cumplió el ritual de volver a abrir justo después de haberse ido. La única gran obra pública en marcha, el Palacio de Justicia, estuvo parada y tampoco hubo actividad en colegios públicos. La normalidad reinó en los concertados.
     
    El secretario general comarcal de UGT, Félix García, expresó a Efe su satisfacción por el «masivo» seguimiento que tuvo la jornada en el polígono industrial, cifrada por él en un 75/80%, aunque ha reconoció que «otra cosa es el centro urbano». Un porcentaje que no se corresponde con la realidad, informan los empresarios, que destacan la baja incidencia del paro. Fuera del polígono, gasolineras, bares, kioscos, colegios, institutos, y entidades bancarias abrieron sus puertas sin problemas. En la Plaza Mayor sorprendió el cierre de cinco bares y de algún comercio en Sol. También hubo discrepancia en las cifras de asistentes a la manifestación. Mientras la Policía Local avanzó el número de 15.000 personas, los sindicatos bajaban a 10.000 y la Delegación del Gobierno dijo que fueron 550.
     
     Fuente: www.hoy.es
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    1 comentarios:

    Item Reviewed: El impacto de la Huelga General del 14N en Extremadura Rating: 5 Reviewed By: Extremadura Digital
    TOP