728x90 AdSpace

  • Actualidad

    miércoles, 24 de octubre de 2012

    Rafael González, militante de IU, detenido por cuestiones políticas

    El juez aún no se ha pronunciado pero la cara de Rafael González ha dado ya la vuelta al mundo. Es uno de los cuatro detenidos por el incidente de Los Salesianos y asegura estar cargando públicamente con las culpas de algo que definitivamente nunca sucedió por su militancia en IU y las Juventudes Comunistas. En libertad con cargos por un delito de desorden público y a la espera de que el magistrado le tome declaración, se reafirma en sus ideas antisistema y confía en que finalmente el colegio rectifique para que se demuestre que todo ha sido "un bulo".

    --¿Qué ocurrió el pasado miércoles en Los Salesianos?
    --Absolutamente nada. La manifestación contra los recortes en Educación se convirtió en un piquete estudiantil por varios centros y de la Escuela de Arte nos dirigimos a Los Salesianos. Nadie dijo de ir allí, fue simplemente una cuestión de proximidad. Intentamos llegar a los alumnos de Bachillerato para informarles de que había huelga, pero el centro estaba cerrado. La gente se quedó allí 10 minutos pegando voces y después cada uno se fue a su casa. Ni yo ni nadie de la manifestación entró dentro del centro. Ibamos con la Policía y no accedimos, no forzamos ninguna puerta y tampoco pegamos a nadie. Esto es un montaje para criminalizar las protestas, apuntar a alguien. Ahora ha tocado a la ciudad de Mérida porque la huelga estaba siendo un éxito y en lugar de ser esa la noticia fue que asaltan un colegio, que luego resulta que solo fue intento y que después ni fue asalto ni nada. El director del centro ha cambiado su versión de los hechos varias veces: primero que habían puesto un bocadillo a los pies de un santo; luego que habían agredido a una profesora y resulta que la profesora se había lesionado bajando una persiana... Lo último, que habían intentado robar los portátiles. Cada día daba una versión distinta y la verdad es que ahora ha tratado de quitar hierro al asunto porque sabe que se le ha ido de las manos.

    --Pero hay cuatro detenidos, uno de ellos usted...
    --Lo primero que hay que cuestionarse es por qué me detienen a mí y a los otros tres chavales, quién nos ha marcado. Yo no fuí identificado en ningún momento, ni en esa manifestación ni en los tres días de huelga. A mí me han cogido por una cuestión política: estoy marcado, pertenezco a una organización.

    --Usted participó también en el asalto al Carrefour en agosto y es cara visible en todas las manifestaciones, con megáfono incluido. ¿Cree que esto ha tenido que ver?
    --Lo de Carrefour no fue un asalto, fue una expropiación de alimentos y es el ejemplo de cómo nosotros actuamos. En ningún caso fue violento, no agredimos a nadie y no intentamos hacer nada por la fuerza. Es cierto que hemos practicado la desobediencia civil, pero siempre de forma pacífica. Y sí, soy asiduo a las manifestaciones porque pertenezco a una organización que considera las instituciones como un medio más para conseguir su objetivo, que es la transformación de la sociedad. Por eso tenemos mucho interés en el trabajo en la calle.

    --¿Pensó en algún momento que esto podría llegar tan lejos?
    --La verdad es que no. Al principio pensé que era un bulo y que se iba a desmentir porque lo de Mérida fue una tontería en comparación con las cargas policiales de Cáceres. Pero el diario El Mundo le dio esta magnitud y ahora mi cara ha recorrido todo el planeta. Cuando me ví el jueves por la noche pensé que esa no iba a ser la portada impresa; hablé con compañeros míos y me costó dormir, hasta que finalmente a las seis de la mañana comprobé que sí, que ahí estaba yo. Y lo asumo: por mi militancia comunista aspiro a derrocar al sistema y al capitalismo y evidentemente, voy a ser el blanco.

    --¿Tiene miedo?
    --Es cierto que he recibido amenazas, pero no quiero que esto cambie mi vida. Hay mucha tensión en Mérida porque hay gente que se cree que de verdad hemos intentado asaltar un colegio con niños de dos años. Y entiendo la alarma social porque si hubiera pasado realmente es para alarmarse. El viernes ese periódico que me señala se acabó en los kioskos. La gente en la calle me señala, unos me apoyan y otros no se lo que dicen, pero ahí ha quedado. Un periodista ha decidido que yo había instigado un asalto a un colegio que ni se ha asaltado ni nada y me han machacado. Y aunque al final se resuelva y se demuestre que nadie entró en el centro, porque se va a demostrar, yo voy a quedar marcado. Es verdad que he recibido llamadas de apoyo de mucha gente, y de otros que no conozco, de mi organización también. Pero si en lugar de ser yo es un chaval que va por primera vez a una manifestación, no se cómo hubiera reaccionado. ¿Y si se suicida porque un periódico decide arruinarle la vida? Hay que tener cuidado con esas cosas.

    --¿Cree que el objetivo es acabar con las protestas en la calle?
    --Yo llevo muchos años haciendo manifestaciones y el primer día de la huelga en Mérida me sorprendió ver a casi 300 personas. Esto es el miedo a que la gente se organice. Vienen tiempos difíciles, muy duros, y hay miedo a que la gente salga a la calle, y saben que tenemos motivos porque la situación es insostenible.

    Vía: www.elperiodicoextremadura.com
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Rafael González, militante de IU, detenido por cuestiones políticas Rating: 5 Reviewed By: Extremadura Digital
    TOP